Cara:  Lisa, de color rojo intenso, pudiendo tener algunas filoplumas.

Cresta: De tipo piña ó apiñada. Es de tamaño mediano cubriendo sobradamente la cabeza, moderadamente ancha en la parte frontal y terminando totalmente en punta, la base es ovalada y esta poblada de pequeñas puntas regulares. No tiene que estar elevada ni caída.

Barbillas: De mediana longitud, unos cinco centímetros de largas.

Orejillas: Rojas, bien pegadas en la parte superior y colgantes o sueltas en la inferior claramente diferenciadas de las barbillas. Pueden tener algún reflejo blanco.

Ojos: Grandes, de forma elíptica, dándole un marcado carácter de viveza. El color del iris tiene tonos de color miel.

Pico: De longitud mediana, romo, ligeramente curvado, de color corneo hasta negro dependiendo del color del plumaje.

Cuello: Alargado, pero muy compensado con el resto del cuerpo, luciendo una abundante esclavina que descansa en el dorso.

Tronco: Ancho, de longitud media.

Dorso: Ancho, de longitud mediana y bastante inclinado hacia la cola. Luciendo abundantes caireles.

Pecho: Ancho, prominente, musculoso y bien desarrollado.

Cola: De tamaño mediado, bien poblada, formando un ángulo con la horizontal de    70 º, con un par de hoces que se elevan sobre las timoneras.

Alas: Grandes, fuertes, bien ceñidas al cuerpo, llevadas inclinadas.

Muslos: Fuertes y de tamaño mediano, visibles, con el plumaje poco ceñido.

Tarsos: Largos y delgados, de color amarillo. Con cuatro dedos y sin plumas.